How To Become a Better Writer

Writers Corner banner, Become a Better Writer

(Para leer este artículo en español, haz click en el enlace al final de la página.)

Open a Book

“Read lots of books” is common advice, but have you ever considered, really considered, the fact that the author’s craft is laid bare for you to see in every piece of writing? There are no secrets, no mysteries to the words you see on the page. While you can never know the thoughts that led to the construction of those words, the end product is available for study. But how can you study it? What should you look for? Below are four exercises to get you started on becoming a better writer:

Exercise 1:

Take a book that you enjoy reading. Open it to the first chapter. Read the first sentence. Now read it aloud. Does is grab your attention? Does it make you want to continue reading? Now read the rest of the first paragraph. What picture has the author painted in your mind? What scene and/or characters has he or she established. What questions have been planted. And how has the author accomplished these things? These are very important questions, ones that you should think about.

Do this exercise with several books to see what techniques authors are using. How can you apply these techniques to your own writing? Try writing some opening sentences and paragraphs of your own using what you have learned as a guide.

Exercise 2:

Flip through your chosen books and read the first sentences and paragraphs of chapters 2–6. Notice how the author is drawing you into the action or introducing a new topic with powerful images or intriguing dialogue. Do you notice patterns? Do some styles appeal to you more than others? Think about how you can apply what appeals to you in your writing.

Now think of a short story. Don’t fuss about the plot. It could be as simple as telling about your day. Now divide your story into four to six distinct parts; these are your chapters. Write an opening sentence for each chapter using what you have learned from other authors.

Exercise 3:

For this exercise, take a close look at the final sentences of the introductory paragraphs that you were looking at in Exercise 2. What are they doing? In other words, how is the author using them to conclude the topic of the paragraph and, perhaps, leading into the paragraph that follows.

Exercise 4:

Go back to the first chapter of your chosen book and read it. Take a few minutes to think about what you just read. Where did the author take you in the space of that chapter? When you first opened the book, you didn’t know what would happen or who you would meet. What information did the author convey by the end of the first chapter?

Now skim over each paragraph in the chapter. What is the purpose of each paragraph or chunk of dialogue? Can you see how the author built the story by giving you descriptions and information that helps draw you into his world? Try to see how the author structured the first chapter and how he used descriptive words and phrases to convey the story.

Write an opening chapter of your own. Remember that your reader doesn’t know what you are thinking, so you need to convey a clear picture with your sentences. And make sure something happens or that you pose a mystery or question, so your reader will want to find out more. Choose your words carefully to convey needed information, but not so much that you bore your reader.

Have a Plan

Whether you intend to write a few paragraphs or a longer piece, think about the structure of your work before you begin. What do you want to say? What information do you need to convey? If it is a report, decide how to arrange the information. For short stories, have a clear idea of how you will start, what will happen, and how it will end. This will allow you to focus on the actual writing, so you are not trying to invent the story at the same time.

If you are writing a long, complex piece, it is even more important to outline it, so you will have a clear idea of the overall structure. Although some writers do not outline, most do. And when you are new to the craft it certainly helps to know where you are going before you start.

Show Me!

Bring readers into your world. Many beginning writers like to tell readers about their world and characters (much like early fairy tales do) instead of showing them.

An example: “Once upon a time there was a kingdom ruled over by an grizzled old king. He had a lovely daughter, Princess Violet, who had blond hair and pretty blue eyes. One day the armies of . . . .”

Unless that’s the style you’ve consciously chosen, it’s often better to take us inside one or more of the characters’ minds and let us experience the story through their eyes. This allows us to better empathize with their lives, even if they’re not very nice people from the outside. As with all rules about writing, there are exceptions, but this technique is a great way to immerse readers in your story and make it feel far more immediate.

So, in contrast to above: “The old king rose from his throne and gazed at his daughter. As always, her hair and her eyes reminded him of his long-departed wife. He sighed, feeling the weight of his years, and turned toward the chamber window. A stir of motion close to the horizon caught his attention, and his breath stopped in his throat. Surely it wasn’t! Lord Ulfrec had sworn he wouldn’t attack, not so long as the Reavers were threatening them both . . .”

And When Was That?

If you are writing a story set in the past, be careful about using words that didn’t exist at that time. For example, you wouldn’t want to say, “The knight slayed the dragon in short order,” because the phrase short order refers to fast food cooking, something that hadn’t been invented in the Middle Ages.

Likewise, be careful about clothing, food, and things. Check and see if they are era and area appropriate. For example: corn, tomatoes, potatoes, and peppers are New World foods that wouldn’t have been grown or eaten in pre-Columbian Europe.

Cut and Tighten

Look at your sentences with an eye to tightening them. Can you cut excess words without losing the clarity? If so, cut them.

Check your descriptions. Have you chosen the best descriptive word or words? Sometimes one powerful word conveys an image or thought better than a phrase cluttered with tepid, conflicting, or synonymous words.

Not Again!

If you’ve heard it before, don’t write it. Good writing is not “as easy as pie.” Nor should you dismiss advice “like water off a duck’s back.” If you have something to say, try to find your own way of saying it. While it might be permissible for a character to use clichés in dialogue, if it truly fits with that character’s personality, in general, clichés are distracting, taking the reader out of the world you are creating.

And Again

Once again look at your writing. See if you have repeated the same words again and again, cut them, replace them, or find another way phrase your sentences. As you can see, again, repeated words can be distracting and annoying.

Patterns

And watch for repeated phrases or descriptions. Authors sometimes fall into patterns, overusing the same word or sets of words without realizing it. Aim for variety.

Comma Smarts

Like it or not, knowing the rules of grammar is vital to good writing. It helps prevent confusion and allows you to present your thoughts clearly. One comma, for example, can make all the difference: “Let’s eat, Grandpa.” is very different from “Let’s eat Grandpa.” Get a good grammar book and review the basics often. It’s not so important that you know all the arcane details but that you have a good working knowledge of how to construct sentences and paragraphs and how to punctuate correctly.

Read Your Work Aloud

It’s easy to overlook mistakes in your writing. Your eyes skim over the words and your brain fills in what you really want it to say. Reading your words aloud, with feeling—as if you were telling the story to someone else—makes many things become apparent.

You may notice missed words, ones that you forgot by accident, or words that you typed twice. In some places you may find that you need to add words to give clarity or to help a sentence read more smoothly.

Try to put yourself in the mind of someone reading your work for the first time. What exactly have you said? What images do your words convey? Do they describe your vision accurately and convey all vital information? Keep each concept in a paragraph of its own. End sentences with periods, and when you need a pause, add a comma. It’s really not too difficult to get the basics right.

Now Read Aloud to Someone Else

Once you are satisfied with your piece, read it aloud to someone else, or better yet, several people. Ask them if the prose is clear. Do they understand what you had in mind? Are they confused or feel that points need to be clarified? Did the dialogue sound clear and appropriate to the character and situation? Pay attention to what your listeners say and edit as necessary.

Find an Editor

“But I don’t know an editor,” you might say. Well, you don’t need a professional editor to start with, but it is useful to find someone to point out obvious errors and help you strengthen your writing skills. Don’t be shy about asking for help. Ask your local librarian to introduce you to an English teacher, journalist, or professional writer who might be willing to review your work and give advice. Also, see if there is a local writers group in your area.

Now Write!

Whether you are interested in writing short stories, reports, articles, novels, or nonfiction books, with a bit of persistence you can learn to express yourself clearly. The more you practice and pay attention to your technique, the more your skills will improve. Now find something that excites you, gather your thoughts, and write!

Haz click aquí para leer en español.

Abre un Libro

“Lee muchísimos libros” es un consejo muy común, pero ¿alguna vez te has parado a pensar en que todo el trabajo del autor/a está ahí, a simple vista, en cada cosa que lees? No hay secretos ni misterios en las palabras que ves en el papel. Si bien es cierto que nunca podrás saber cuáles fueron las ideas exactas que le llevaron a plasmar esas palabras, el producto final está ahí, disponible para su estudio. Pero… ¿cómo estudiarlo?, ¿en qué me tengo que fijar? Te proponemos cuatro ejercicios con los que empezar, que te ayudarán a mejorar tu forma de escribir:

Ejercicio 1:

Coge un libro que te guste leer. Ábrelo por el primer capítulo y lee la primera frase. Ahora léela en voz alta. ¿Capta tu atención? ¿Hace que quieras seguir leyendo? Ahora lee el resto del primer párrafo. ¿Qué imagen ha dibujado el autor/a en tu mente? ¿Qué escenario y/o personajes ha establecido? ¿Qué preguntas se han planteado? ¿Y cómo ha conseguido el autor/a todas esas cosas? Todas estas son preguntas muy importantes, que debes plantearte. Haz este ejercicio con varios libros, para ver cuáles son las técnicas que utilizan distintos autores y autoras. ¿Cómo puedes aplicar estas técnicas a tu propio trabajo? Trata de escribir varias frases y párrafos introductorios utilizando como guía lo que hayas aprendido.

Ejercicio 2:

Hojea los libros que hayas escogido y lee las primeras frases y párrafos de los capítulos 2 al 6. Presta atención a cómo el autor/a te lleva a la acción o introduce un nuevo tema a través de imágenes vívidas o diálogos sugerentes. ¿Observas algún patrón? ¿Hay algunos estilos que te atraigan más que otros? Piensa en cómo puedes adaptar las técnicas que más te gusten a tu propia forma de escribir. Ahora piensa en una historia corta. No te preocupes demasiado por el argumento, puede ser algo tan sencillo como describir cómo te ha ido el día. Ahora divide tu historia en entre cuatro y seis partes: esos serán tus capítulos. Escribe una frase introductoria para cada uno de ellos aplicando lo que has aprendido de otros autores.

Ejercicio 3:

Para este ejercicio, fíjate ahora en la última frase de cada uno de los párrafos introductorios que leíste en el Ejercicio 2. ¿Qué hace el autor/a? Fíjate en cómo utiliza esta última frase para cerrar el tema y, quizá, para dirigirte al siguiente párrafo.

Ejercicio 4:

Vuelve al primer capítulo del libro que escogiste y léelo entero. Tómate algunos minutos para pensar en lo que acabas de leer. ¿A dónde te ha llevado el autor/a a lo largo de ese capítulo? Cuando abriste el libro por primera vez no sabías qué iba a pasar ni a quién conocerías. ¿Qué información te ha proporcionado el autor/a en ese primer capítulo?

Ahora echa un vistazo a cada párrafo del capítulo. ¿Cuál es el objetivo de cada párrafo o trozo de diálogo? ¿Puedes ver cómo el autor/a ha construido la historia dándote descripciones e información que le ayudan a llevarte a su mundo? Intenta fijarte en cómo el autor/a ha estructurado el primer capítulo y en cómo ha utilizado palabras y frases descriptivas para trasmitir la historia.

Escribe tu propio capítulo introductorio. Recuerda que tu lector/a no sabe en qué estás pensando, así que tienes que ser capaz de transmitir una imagen vívida a través de tus palabras. Asegúrate de que pase algo o de plantear algún misterio o pregunta, de tal forma que tu lector/a quiera saber más. Y escoge las palabras cuidadosamente, para asegurarte de que le das suficiente información, pero no tanta como para llegar a aburrirle.

Traza un Plan

Tanto si piensas en escribir sólo unos cuantos párrafos como si planeas escribir algo más largo, piensa en la estructura de tu trabajo antes de empezar. ¿Qué es lo que quieres contar? ¿Qué información necesitas transmitir? Si es un relato, decide de antemano cómo quieres estructurar la información. En las historias cortas ten una idea clara de cómo va a empezar, qué va a pasar y cómo va a terminar antes de ponerte a escribir. De esta manera podrás centrarte en escribir y no tendrás que preocuparte por ir inventándote la historia sobre la marcha.

Si vas a escribir una pieza más larga y compleja, es aún más importante esbozarla primero, para contar con una idea clara de su estructura general. Si bien es cierto que no todos los autores/as comienzan esbozando sus historias, la mayoría lo hacen. Y cuando estás empezando en el oficio, ayuda mucho saber a dónde te diriges antes de empezar.

¡Muéstramelo!

Lleva a los lectores/as a tu mundo. A muchos principiantes les gusta contarles a sus lectores/as acerca de su mundo y sus personajes (tal y como hacían los primeros cuentos populares), en lugar de enseñárselos.

Por ejemplo: “Érase una vez un reino gobernado por un rey viejo y canoso. Tenía una hija encantadora, la Princesa Violeta, que tenía el cabello rubio y unos hermosos ojos azules. Un día, los ejércitos de. . .”

A no ser que hayas escogido ese estilo en particular a propósito, suele funcionar mejor que lleves a tus lectores/as a la mente de uno o varios de tus personajes y les dejes vivir la historia a través de ellos. Eso les permite empatizar mejor con sus vidas, incluso cuando no son muy buenas personas desde un punto de vista externo. Por supuesto que hay excepciones, como con cualquier regla acerca de la escritura, pero esta es una buena técnica para sumergir a los lectores/as en tu historia y hacer que la sientan más cercana.

Por lo tanto, en comparación con el ejemplo anterior: “El anciano rey se levantó del trono y miró a su hija. Como siempre, su cabello y ojos le recordaron a los de su añorada esposa, ausente desde hacía tanto tiempo. Suspiró, sintiendo el peso de los años, y se dirigió hacia la ventana de la estancia. Una turba cerca del horizonte llamó su atención y sintió cómo se le atragantaba la respiración. ¡Imposible! ¡Lord Ulfec juró que no atacaría! No hace mucho tiempo, cuando los Reavers amenazaros a ambos…”

¿Y Eso Cuándo Fue?

Cuando escribas una historia que trascurre en el pasado, ten cuidado para no utilizar expresiones que no existían en aquella época. Por ejemplo, no dirías “El César intentó conquistar las tierras de las tribus celtas, pero le salió el tiro por la culata”, porque la expresión salir el tiro por la culata hace referencia a las armas de fuego, algo que no se había inventado en la época del Imperio Romano.

En este sentido, ten mucho cuidado también con la ropa, la comida, la tecnología y, en general, todas las cosas. Asegúrate de que son apropiadas para la época y el lugar en el que trascurre tu historia. Por ejemplo: el choclo/maíz/elote, las papas/patatas, los tomates/jitomates o los chiles/ajís/guindillas son alimentos procedentes de las Américas, que no se cultivaban ni consumían en la Europa precolombina.

Corta y Acorta

Revisa tus frases con la idea de acortarlas. ¿Puedes eliminar palabras sin perder claridad? Si es así, hazlo.

Examina tus descripciones. ¿Has escogido los mejores descriptivos? Muchas veces una sola palabra, bien escogida, es mucho más eficaz transmitiendo una imagen que una retahíla de sinónimos o una frase llena de palabras superficiales o discordantes.

¡Otra Vez No!

Si ya lo has escuchado antes, no lo escribas. Escribir bien no es “pan comido”, ni deberías dejar que este consejo “quede en agua de borrajas”. Si tienes algo que decir, trata de encontrar tu propia forma de decirlo. En ocasiones tiene sentido que un personaje utilice ese tipo de frases hechas, cuando es congruente su personalidad. Sin embargo, habitualmente este tipo de expresiones estereotipadas distraen al lector/a y lo sacan del mundo que has construido.

Y Otra Vez Más

Revisa otra vez lo que has escrito y fíjate en si has utilizado la misma palabra una vez y otra vez más. Córtala, cámbiala o trata de encontrar otra forma de construir la frase. Como puedes ver, una vez más, repetir una vez y otra vez más la misma palabra puede ser molesto y distractorio.

Patrones

Y ten cuidado también con el uso de expresiones o descripciones repetitivas. Es fácil caer siempre en los mismos patrones, utilizando constantemente las mismas palabras o conjuntos de palabras sin darnos cuenta. Ponte la variedad como objetivo.

Comas Traviesas

Tanto si te gusta como si no, conocer las reglas de la gramática y la puntuación es vital para escribir bien. Ayuda a evitar confusiones y te permite expresar tus ideas con claridad. Una sola coma, por ejemplo, puede marcar una gran diferencia: “Vamos a comer, abuelo” es muy diferente de “Vamos a comer abuelo”. Consigue un buen libro sobre gramática y repasa lo básico a menudo. No se trata de aprenderse hasta los más oscuros detalles sobre el lenguaje, sino de tener un conocimiento útil y suficiente sobre cómo construir frases, estructurar párrafos y utilizar la puntuación.

Lee Tu Trabajo en Voz Alta

Es fácil pasar por alto errores cuando escribes. Tus ojos pasan de largo sobre las palabras y tu cerebro rellena los huecos con lo que en realidad querías decir. Leer en voz alta y con sentimiento (cómo si le estuvieses contando la historia a otra persona), te ayudará a detectar muchas cosas. Puede que encuentres con que te olvidaste de escribir una palabra o con que has escrito la misma palabra dos veces seguidas. En algunas ocasiones encontrarás que hace falta reescribir algo para que se entienda mejor o se lea con más fluidez.

Trata de ponerte en el lugar de alguien que lee tu trabajo por primera vez. ¿Qué has dicho exactamente? ¿Qué imágenes trasmiten tus palabras? ¿Describen correctamente tu visión y proporcionan toda la información relevante? Dedica su propio párrafo a cada concepto. Termina las frases con puntos y, cuando necesites una pausa, utiliza una coma. Controlar lo básico no es tan difícil.

Ahora Léele Tu Trabajo en Voz Alta a Otra Persona

Una vez estés satisfecho/a con tu obra, léesela en voz alta a otra persona. O mejor, a varias personas. Pregúntales si tu prosa es clara. ¿Han entendido lo que querías transmitir? ¿Hay algo que no entiendan o que consideren necesario aclarar? ¿Es el diálogo comprensible? ¿Suena apropiado para cada personaje y situación? Presta a tención a lo que tus oyentes tengan que decir y corrige lo que haga falta.

Encuentra un Editor/a

“¡Pero no conozco a ningún editor! ”. No te preocupes, al principio no necesitas un editor/a profesional, pero si es bueno contar con alguien que pueda ayudarte a detectar errores y fortalecer tus habilidades como escritor/a. No tengas miedo a pedir ayuda. Puedes empezar preguntando en tu biblioteca, dónde quizá puedan ponerte en contacto con profesores/as de lengua, filólogos/as, periodistas o autores/as profesionales dispuestos a echarle un vistazo a tu trabajo y aconsejarte. También puedes buscar si hay algún grupo de autores y autoras en tu zona.

Y Ahora… ¡Escribe!

Si estás interesado/a en escribir historias cortas, relatos, artículos, novelas o libros de no ficción, con un poco de persistencia aprenderás a expresarte con claridad. Cuanto más practiques y más atención pongas a tu técnica, más se desarrollarán tus habilidades. Ahora, encuentra algo que te emocione, organiza tus ideas . . . ¡y a escribir!

Talita Paolini

Talita is the mother of Christopher and Angela Paolini, whom she homeschooled with her husband, Kenneth. She is passionate about showing parents and teachers simple ways to teach, using everyday household items. Visit her website, PaoliniMethod.com, to find out more!